martes, diciembre 23, 2008

IN A LONELY PLACE

Los señores presentan esta secuencia de un film de muy buena calidad, llamado In a lonely place. Obra dramática, dirigida por Nicholas Ray y protagonizada por el señor Humprey Bogart y la señorita Gloria Grahame, cuenta la historia de un talentoso guionista y escritor, Dixon Steele, que es sospechoso del asesinato de una joven mujer. Por desgracia, el talento del escritor está a la par con sus arranques de agresividad y violencia, por lo que la policía cree que es el homocida que buscan aunque no poseen pruebas que lo incriminen. Entretanto, el amor le llega inesperadamente junto a una nueva y bella vecina. Este noble sentimiento se enciende y desarrolla junto con la investigación policial, la entrega de un guión que se supone va a darle más reconocimiento a Steele y las dudas de si este escritor es un asesino o no. Verán algunos datos en esta secuencia, pero lo realmente importante que sale en este fragmento de película que los señores les presentan (gracias a un señor de nombre landurirus que lo subió a Youtube), es una frase que Bogart-Steele articula en su auto, tras una pelea en la carretera, y que pondrá en el guión de la película que está escribiendo. Tiene que ver con el amor, sentimiento avalado por los señores para toda la humanidad. Y dice así: "I was born when she kissed me. I died when she left me. I live a few weeks while she loved me". Cuando uno ama, dice un señor, se está en presencia de la vida en un sentido muy especial, hermoso y estimulante, pero también arriesgado y doloroso. Luego se juega al desamor, que es más triste aunque igual de necesario. Con todo, la vida se entiende mucho mejor cuando este sentimiento (en lado feliz o en el triste) aparece entre las personas. Aquel señor recomienda arriesgarse porque de eso se trata vivir: de conocer ese sentimiento aunque sea por unos días si de eso depende haber conocido a una princesa o a un cartonero. Incluso si usted llega a ser tan zorailón como Dixon Steele. Otro señor dice que las mejores novelas tienen que ver con el amor, y que este sentimiento de humanos está presente en relaciones filiales, familiares, de pareja. En definitiva, sostiene, el amor mueve una historia dramática porque está presente en la mayoría de las acciones humanas. El señor Dixon Steele no había matado a nadie, por cierto, pero si vivió... mientras ella lo amó. Y viceversa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El romanticísmo no es mi fuerte... lamento contarle a Los Señores, que la eterna amada solo se encuentra en mi corazón, esperando el próximo encuentro del que tanto se nos promete una vez pasando las líneas invisibles de la vida hacia la inmortalidad que al parecer se aprontarán más luego que tarde... aún así, tal vez quise encontrar nuevamente algun alma similar que me aceptara como soy... no se dieron las cosas, simplemente no éramos el uno para el otro... sin embargo se convirtió en una muy buena amiga a pesar de las generaciones y la distancia que nos separan...
Saludos cordiales y gracias por aceptar los comentarios.

Anton dijo...

Sigo pensando en que son muy buenos escritores... y me hacen mucho reír!!
Gracias nuevamente

Anton.-